Farmacéuticos Comunitarios. 2(suplemento 1)

Dispensación y uso de la sulpirida en la farmacia comunitaria

Román Llamosí B, Martínez Sanz E, Méndez Valera P, Ruiz Leal MJ, Font Pérez G.
Román B, Martínez E, Méndez P, Ruiz MJ, Font G. Dispensación y uso de la sulpirida en la farmacia comunitaria . Farmacéuticos Comunitarios. 2(suplemento 1)
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: los medicamentos que pertenecen al grupo terapéutico N (sistema nervioso central) son ampliamente utilizados y requieren un protocolo de dispensación específico por los importantes efectos adversos que pueden manifestar y las interacciones a las que están sujetos. Llama la atención el consumo de sulpirida, por el uso masivo que se hace de esta, siendo un medicamento con importantes efectos adversos, ya que pertenece al grupo de antipsicóticos.

MATERIAL Y MÉTODO: se realizó un estudio observacional descriptivo en la población de usuarios de una oficina de farmacia, en Gandía (Valencia), revisando las fichas de los pacientes a los que se les había dispensado sulpirida en los últimos tres años, analizando la medicación concomitante que pudiera aumentar el riesgo de aparición de efectos adversos.

RESULTADOS: el consumo de sulpirida supone el 30% del grupo N05A (Antipsicóticos), siendo con diferencia el fármaco más consumido de este grupo. El total de pacientes que la consumen es de 55, de estos el 41 son pensionistas (75%), sólo dos pacientes pensionistas no presentaban ningún riesgo añadido, mientras que en el grupo de menores de 65 años, el 35% estaba correcto. Los efectos adversos más graves pueden aparecer a nivel del SNC, con un 51% de pacientes; y a nivel cardiovascular, con un 64%. Destaca el dato de que el 39% de pacientes están en riesgo por aparición de efectos adversos en el SNC y a nivel cardiovascular.

DISCUSIÓN: a la vista de estos datos se ve necesario hacer un protocolo de dispensación para la sulpirida, teniendo en cuenta que la mayoría de pacientes que la toman son geriátricos y toman medicación que puede causar graves interacciones. También sería necesario realizar educación sanitaria para prevenir la aparición de ataques de vértigo en la población anciana.