Farmacéuticos Comunitarios. 2018 May 24; 10(Suplemento 1):127

Flujo inhalatorio máximo empleado en función del tipo de inhalador en los pacientes de una farmacia comunitaria

Navarro Seller C1, Arrebola Pascual I1, Cremades Alcaraz J1
1. Farmacia Dr. Javier Cremades.
Navarro C, Arrebola I, Cremades J. Flujo inhalatorio máximo empleado en función del tipo de inhalador en los pacientes de una farmacia comunitaria. Farmacéuticos Comunitarios. 2018 May 24; 10(Suplemento 1):127
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: los inhaladores constituyen un pilar básico del tratamiento del asma y la EPOC. Una técnica inhalatoria inadecuada se asocia con un pobre control del asma y más frecuencia de visitas a urgencias. Muchos pacientes no utilizan correctamente sus inhaladores. Entre otros aspectos, el entrenamiento del paciente para que realice un flujo inhalatorio óptimo para el dispositivo empleado, y/o la utilización de inhaladores adecuados al flujo inhalatorio que es capaz de conseguir, son aspectos importantes para conseguir una técnica inhalatoria correcta. Para esta instrucción, disponemos de distintas herramientas, como un medidor de flujo inhalatorio que simula las condiciones de resistencia de los distintos inhaladores (In Check Dial®).

OBJETIVO: conocer la proporción de pacientes que inhalan con un flujo no adecuado al dispositivo empleado. Estudiar si hay diferencias en dicha proporción entre los distintos tipos de inhaladores. Analizar si tras un entrenamiento, estos pacientes son capaces de corregirlo.

MÉTODOS: durante seis meses, en una farmacia comunitaria de Aspe (Alicante), se ofreció a los pacientes a los que se dispensó inhaladores, la posibilidad de comprobar, utilizando un In ChecK Dial®, si el flujo inhalatorio máximo realizado era el adecuado para sus inhaladores. Se realizó un total de tres medidas, se instruyó al paciente en caso de que el resultado estuviera fuera del rango adecuado, y se repitió hasta conseguir tres inhalaciones consecutivas con un flujo correcto. En pacientes crónicos, si se obtenían valores fuera del rango correcto, se les citaba al mes para repetir la prueba. Las comparaciones entre proporciones se realizaron con el test exacto de Fischer. Las diferencias se consideraron significativas si p<0,05.

RESULTADOS: se revisó el uso de 47 inhaladores. El 17% correspondió a inicio de tratamiento. De ellos, el 62,5% inhalaban con un flujo inhalatorio máximo no adecuado al dispositivo, frente al 28,2% en el caso de los tratamientos ya instaurados previamente, si bien la diferencia no fue estadísticamente significativa (p=0,1005). Solo un paciente no fue capaz de conseguir el flujo inhalatorio máximo adecuado tras ser instruido en la primera visita, solicitándose al médico el cambio de dispositivo. En la segunda visita, a la que se citó a los 11 pacientes que utilizaban inhaladores de forma crónica e inhalaban con un flujo inadecuado, acudieron 5, y el 60% ya lo hacía correctamente. Se detectaron diferencias significativas entre la proporción de pacientes que inhalan con un flujo inadecuado, en función de si se trata de ICP (inhaladores en cartucho presurizado) o inhaladores de polvo seco (80,0% vs 21,6%; p=0,0012).

CONCLUSIÓN: una proporción considerable de usuarios no emplean el flujo inhalatorio adecuado al inhalador usado. Requiere especial atención los pacientes que utilizan ICP. La instrucción con In Check Dial® permite corregir el flujo inhalatorio empleado, en una proporción importante de pacientes.