Farmacéuticos Comunitarios. 6(Suplemento 1)

Importancia de los servicios profesionales de SFT y SPD y de la comunicación farmacéutico-médico en la mejora de la calidad de vida de pacientes con varias patologías y polimedicados

Martínez Pérez SR, Koffler Urbano P.
Martínez SR, Koffler P. Importancia de los servicios profesionales de SFT y SPD y de la comunicación farmacéutico-médico en la mejora de la calidad de vida de pacientes con varias patologías y polimedicados. Farmacéuticos Comunitarios. 6(Suplemento 1)
Resumen: 

PRESENTACIÓN: mujer de 83 años que padece diabetes mellitus tipo 2, HTA, hipercolesterolemia, artritis y glaucoma. Angina de pecho en 2007, se recupera del Síndrome de Guillain-Barré. Tratamiento: NovoMix® 30 FlexPen® (22-0-0), Insulatard® Flexpen® 100 (0-0-31), clortalidona 50 mg (1-0-0), lercanidipino 10 mg (1-0-0), metformina 850 mg (0-1­0), nitroglicerina parches (1 diario), enalapril 20 mg (0-0-1), simvastatina 20 mg (0-0-1), pregabalina 100 mg (1-0-1), condroitin sulfato 400 mg (1-0-1), acenocumarol 4 mg (1-0-0), travoprost colirio (0-0-2).

ANTECEDENTES: dado su estado mental la adherencia al tratamiento es escasa y acude en numerosas oca­siones al servicio de urgencias. Los facultativos le prescriben analgési­cos y ansiolíticos, lo que complica más la adherencia. Por ello, es in­cluida en el servicio de seguimiento farmacoterapéutico (SFT) de nuestra farmacia.

INTERVENCIÓN: durante las visitas de SFT se constata que la adherencia es escasa, aunque sesión tras sesión se consigue mejorar. En junio de 2012 la paciente refiere rigidez de cuello y leves temblores de manos, por lo que se informa a su médico que achaca estos síntomas a las se­cuelas del Síndrome de Guilliam-Barré y le prescribe Tetrazepam 50 mg. Tras meses de tratamiento los sín­tomas no han remitido. Mediante estudio de antecedentes se averigua que existen dos casos de Parkinson en la familia y se informa a su mé­dico, que decide realizar las pruebas diagnósticas de Parkinson obtenien­do un resultado positivo. Debido a sus patologías previas, se realizan dos reuniones farmacéutico-médico para evaluar el mejor modo de ac­tuar.

RESULTADO: tras descartar Levodo-pa, que podría agravar el glaucoma y empeorar las secuelas del Guilliam-Barré, se inicia el tratamiento con Primidona 125 mg (1-1-1), se sustituye acenocumarol 4 mg por clo-pidogrel 75 mg (1-0-0) y se aumenta la dosis de pregabalina de 100 mg a 150 mg. Gracias a la Primidona los primeros síntomas del Parkinson se redujeron notablemente. Debido a la avanzada edad de la paciente, el obje­tivo fijado no es detener el Parkinson sino paliar su sintomatología y per­mitir una mejor calidad de vida. Se decide incluirla en el Servicio de Sis­tema Personalizado de Dosificación (SPD) de la farmacia para mejorar su adherencia, conjuntamente a sesiones de SFT.

CONCLUSIÓN: gracias a las sesiones de SFT y a la comunicación farma­céutico-médico se logró un diagnós­tico precoz del Parkinson, evitando una merma notable de su salud. Al incluirla en el servicio de SPD lo­gramos una adherencia total al tra­tamiento y, aunque la esperanza de vida de un paciente de tan avanzada edad es corta, hemos mejorado su ca­lidad de vida esos años.