Farmacéuticos Comunitarios. 2018 May 24; 10(Suplemento 1):11

Incremento de la multiresistencia de enterobacterias en Europa, y grado de conocimiento sobre antibióticos en la población general

Mario Ordoyo P1, Cámara Ramos I2
1. Naturepharma, Calahorra (La Rioja). 2. Farmacia Cuartero Iturralde, Bilbao
Mario P, Cámara I. Incremento de la multiresistencia de enterobacterias en Europa, y grado de conocimiento sobre antibióticos en la población general. Farmacéuticos Comunitarios. 2018 May 24; 10(Suplemento 1):11
Resumen: 

OBJETIVOS: conocer la incidencia de enterobacterias multirresistentes en Europa, y examinar la relación entre la aparición de cepas multirresistentes y el uso intensivo de los antimicrobianos. Contrastar con un estudio de 2015 el grado de conocimiento sobre antibióticos y el posible uso incorrecto que pudieran darles.

MATERIAL Y MÉTODOS: revisión bibliográfica de literatura publicada en papel, en bases de datos online, y páginas web de organismos oficiales. Se completa con un estudio transversal descriptivo mediante una encuesta en la que participaron 279 personas mayores de 16 años.

RESULTADOS: las cepas k.pneumoniae resistentes a las fluoroquinolonas, cefalosporinas de tercera generación y aminoglucósidos pasaron de 17,7% en 2012 a 18,6% en 2015. Los carbapenems de 6,2% a 8,1%. La resistencia de cefalosporinas de tercera generación en e.coli pasó de 11,9% en 2012 a 13,1% en 2015. La resistencia combinada a Cefalosporinas de tercera generación, fluoroquinolonas y aminoglucósidos, creció de 4,9% a 5,3%. E.coli y k.pneumoniae presentan más cepas resistentes en países del sur y sureste de Europa. El consumo de antimicrobianos en Europa en 2012 fue de 21,5 dosis definidas diarias por cada 1000 habitantes, oscilando entre un máximo de 31,9 en Grecia y un mínimo de 11,3 en Holanda. Turquía, Montenegro, Grecia, Tayikistán y Chipre han demostrado un mayor consumo, mientras que los Países Bajos, Estonia, Alemania, Austria y Hungría son los que menos. En España, los datos son de 20,9. Un 60,9% sabe que la causa principal del resfriado común es un virus, y un 14,3% cree que esta causado por bacterias. El 65,9% sabe el tratamiento correcto en caso de resfriado, pero hay un 8,6% que piensa en el uso de antibiótico. En relación a los antibióticos, un 92,8% conoce que es necesaria la receta médica. En estos tres puntos no hay diferencia con 2015. Un 77,1%, respecto al 52% en 2015, nunca utilizaría un antibiótico para curar la gripe o el resfriado, pero un 22,9% sí. Un 57,7% respecto al 39,5% en 2015 conoce el uso terapéutico de los antibióticos, pero un 42,3% no. En la resistencia antibiótica, un 95,3% la conoce y un 93,9% sabe que puede hacer para evitar que aumente, en comparación con un 63% y un 75% respectivamente en 2015. Un 38% desconoce qué ocurre si contrae una infección resistente a los antibióticos. Un 46,6% piensan que sí saben sobre antibióticos, respecto al 68% en 2015.

CONCLUSIONES: los porcentajes de aislamientos de enterobacterias multirresistentes siguen aumentando en Europa. Además, donde el consumo de betalactámicos es mayor, las resistencias aumentan. Los programas para concienciar del peligro de los antibióticos van dando resultados, en 2015 el conocimiento era menor. En 2017 demandan más información, al opinar que no están lo suficientemente informados, aun teniendo mayor porcentaje de aprobados. Cuanto más saben, más ganas tienen de aprender y es trabajo de la farmacia comunitaria transformar esas ganas en conocimiento.