Farmacéuticos Comunitarios. 2018 May 24; 10(Suplemento 1):22

La intervención del farmacéutico comunitario y médico de atención primaria mejora la adherencia involuntaria y disminuye los niveles de colesterol total. Estudio ‘ADTRA-LIP’

Oñatibia-Astibia A1, Malet-Larrea A1, Larrañaga B1, Gastelurrutia MA2, Calvo B3, Ramírez D4, Cantero I, Garay A1, Goyenechea E1
1. Colegio Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa 2. Grupo de Investigación de Atención Farmacéutica 3. Departamento de Tecnología Farmacéutica, Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco 4. Observatorio de la Adherencia Terapéutica
Oñatibia-Astibia A, Malet-Larrea A, Larrañaga B, Gastelurrutia MA, Calvo B, Ramírez D, Cantero I, Garay A, Goyenechea E. La intervención del farmacéutico comunitario y médico de atención primaria mejora la adherencia involuntaria y disminuye los niveles de colesterol total. Estudio ‘ADTRA-LIP’. Farmacéuticos Comunitarios. 2018 May 24; 10(Suplemento 1):22
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: la falta de adherencia al tratamiento farmacológico es un problema prevalente y relevante en la práctica clínica, especialmente en el tratamiento de enfermedades crónicas donde se alcanzan valores cercanos al 50%. Las acciones dirigidas a aumentar la adherencia al tratamiento han demostrado mejorar el control de la enfermedad y la calidad de vida de los pacientes.

OBJETIVO: evaluar el impacto de la intervención del farmacéutico comunitario (FC) y médico de atención primaria (MAP) en la adherencia al tratamiento con estatinas y en los niveles de colesterol total.

MATERIAL Y MÉTODO: estudio prospectivo y multicéntrico donde se reclutaron 525 pacientes en tratamiento con estatinas y se clasificaron como: adherentes (n=203) y no adherentes (n=322). Los pacientes no adherentes se clasificaron aleatoriamente en no adherentes con intervención (n=163) y no adherentes sin intervención (n=159). La intervención del FC y MAP se basó en detectar la causa de la no adherencia y proponer estrategias para conseguir mejorar la adherencia al tratamiento del paciente. Los pacientes del grupo no intervención recibieron la atención habitual. La adherencia al tratamiento se evaluó mediante el test de Morisky-Green-Levine y el nivel de colesterol total se empleó como medida de resultado clínico. Las causas de la no-adherencia se clasificaron en voluntarias e involuntarias. Dentro de las causas voluntarias se establecieron diferentes subgrupos: formativas, estructurales, relacionadas con el medicamento, psicológicas y económicas.

RESULTADOS: la adherencia al tratamiento con estatinas transcurridos los 6 meses fue 2,14 veces mayor en el grupo intervención en comparación con el grupo no intervención (IC95%: 1,22–3,74; p=0,007), siendo esta diferencia mayor en el grupo de FC (OR=3,97; IC95%: 1,40–11,30; p=0,010) respecto al grupo de MAP (FC: MAP: OR=1,45; IC95%: 0,71-2,99; p=0,310). Dentro del grupo intervención, el 73,2% de los pacientes con no adherencia involuntaria terminaron el estudio siendo adherentes, frente al 53,2% de los pacientes con no adherencia voluntaria (p=0,030). Los pacientes del grupo intervención (-12,6 mg/dl, p=0,028;) obtuvieron mayores descensos de colesterol total que los pacientes del grupo no intervención (Intervención: No intervención: -8,9 m g/dl, p=0,127).

CONCLUSIÓN: la intervención del farmacéutico comunitario y médico de atención primaria mejora la adherencia al tratamiento con estatinas y se ve acompañada de una disminución en los niveles de colesterol total en sangre. Esta adherencia es mayor cuando la causa de la no adherencia es involuntaria.