Farmacéuticos Comunitarios. 2013 May 30; 5(2):74-78

DATURA STRAMONIUM: Toxicología de una droga emergente

Soler Carracedo A1, Rubio Armendáriz C2, Hardisson de La Torre A3, Gutiérrez Fernández AJ2
1. Licenciado en Biología. Área de Toxicología, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Pediatría, Medicina Preventiva y Salud Pública, Toxicología y Medicina Legal y Forense. Universidad de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife 2. Profesor Titular de Toxicología. Área de Toxicología, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Pediatría, Medicina Preventiva y Salud Pública, Toxicología y Medicina Legal y Forense. Universidad de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife 3. Catedrático de Toxicología. Área de Toxicología, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Pediatría, Medicina Preventiva y Salud Pública, Toxicología y Medicina Legal y Forense. Universidad de La Laguna, Santa Cruz de Tenerife
Soler A, Rubio C, Hardisson A, Gutiérrez AJ. DATURA STRAMONIUM: Toxicología de una droga emergente. Farmacéuticos Comunitarios. 2013 May 30; 5(2):74-78
Resumen: 

El estramonio (Datura stramonium L), al igual que la gran mayoría de las drogas alucinógenas vegetales, ha sido usado a lo largo de los siglos en un contexto místico-religioso chamánico. Sin embargo, fue en el verano de 2011 cuando se detecta su uso como droga de abuso en España tras el fallecimiento de dos jóvenes en una fiesta “rave” en Getafe (Madrid) y una intoxicación aguda de un joven en Badajoz, hechos que generaron una gran alarma social. Todo ello pone de manifiesto la constante variabilidad en la familia de las drogas perturbadoras usadas con fines recreativos. La disponibilidad de este vegetal y el desconocimiento sobre los riesgos de su consumo lo convierten en un serio problema de salud pública. El estramonio posee propiedades alucinógenas y anticolinérgicas debido a su contenido en alcaloides tropánicos, entre los que destacan tres: atropina (DL50= 10 mg en humanos, 400 mg/Kg ratón), hiosciamina y escopolamina (DL50= 2-4 mg en humanos, 619 mg/Kg ratón). Entre los efectos psíquicos y orgánicos destacan la alteración del estado mental con alucinaciones y la taquicardia, respectivamente. El tratamiento de las intoxicaciones agudas es sintomatológico y se dispone de un antídoto, la fisostigmina.

Descargar artículo completo: