Farmacéuticos Comunitarios. 2018 May 24; 10(Suplemento 1):230

Proyecto “Análisis del uso de fentanilo y tapentadol en la farmacia comunitaria”. Conocimiento de las indicaciones en pacientes con dolor crónico no oncológico.

Merencio Naudin E1, 2, Córcoles Ferrándiz E3, 2, González Rodríguez A3, 2, Reyes Estévez D3, 2, Piera Serra G4, 2, Cámara Ramos I3, 2, Mora Pérez F3, 2
1. Coordinador del Grupo de Dolor de SEFAC. 2. Farmacéutico/a comunitario/a. 3. Grupo de Dolor de SEFAC 4. SEFAC
Merencio E, Córcoles E, González A, Reyes D, Piera G, Cámara I, Mora F. Proyecto “Análisis del uso de fentanilo y tapentadol en la farmacia comunitaria”. Conocimiento de las indicaciones en pacientes con dolor crónico no oncológico.. Farmacéuticos Comunitarios. 2018 May 24; 10(Suplemento 1):230
Resumen: 

INTRODUCCIÓN: las dispensaciones de fentanilo y tapentadol, dos de los opioides fuertes más prescritos en España, han aumentado mucho en los últimos años. Cada vez se utiliza más este último escalón de la escala analgésica de la OMS para tratar dolor crónico ya sea de origen oncológico o no oncológico.

OBJETIVOS: analizar la cantidad de prescripciones de fentanilo y tapentadol con indicación de dolor oncológico y no oncológico. Conocer la indicación de los opioides fuertes fentanilo y tapentadol en la población diana. Conocer las prescripciones de opioides fuertes fentanilo y tapentadol para dolor agudo.

MATERIAL Y MÉTODOS: estudio de corte observacional, descriptivo y transversal realizado entre enero/marzo de 2018 por 139 farmacéuticos comunitarios españoles, impulsado por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC). Población diana: mayores de 18 años que llegan a la farmacia comunitaria con prescripción de tapentadol o fentanilo para dolor no oncológico y aceptan participar. Previamente a los farmacéuticos participantes se les facilitó, a través de la plataforma online www.investigacionsefac.org, procedimiento normalizado de trabajo, vídeo de aprendizaje para la toma de datos y formulario de recogida de datos. Las variables recogidas fueron edad, sexo, patología, tiempo de evolución, indicación, motivo del dolor, principios activos dispensados (conocimiento de posología, administración y posibles reacciones adversas), evaluación de adherencia (Test de Haynes-Sackett), dolor (Escala EVA), expectativas relacionadas al tratamiento y la intervención del farmacéutico. Finalmente se realizó el registro informático de los datos y se procedió al análisis de los mismos. El tratamiento estadístico de los datos se realizó con una hoja de aplicación informática MSExcel®.

RESULTADOS: un 14,49% (81) de los pacientes que participaron era con indicación oncológica, y un 85,51% (478) era paciente con indicación no oncológica. Un 3,97% de los tratamientos no oncológicos estaba indicado para tratamientos agudos; un 96,03% estaba indicado para dolor crónico no oncológico. Distribuidos de la siguiente manera 27,2% era lumbalgia, un 22,18%% era artrosis, un 2,72% padecía lumbalgia y artrosis y el 43,93% restante refirió otras patologías causantes de dolor crónico no oncológico.

CONCLUSIONES: los opioides fuertes se utilizan principalmente para tratar dolor crónico no oncológico. Las patologías no oncológicas tratadas mayormente con opioides fuertes son artrosis y lumbalgias. Aunque no aparece en la mayoría de guías clínicas se utilizan opioides fuertes para tratar dolores agudos.